jueves.14.enero.2021 Internacionales
LA UAR DESACTIVÓ CEIBOS
Jaguares XV jugará la Superliga Americana
El final de Ceibos, una franquicia que había generado ilusión en el rugby argentino, a llegado. Medios nacionales informaron que la UAR eligió dar de baja al equipo que jugaba la Superliga Americana de Rugby. Qué hay detrás de una decisión que puede arrastrar un
conflicto legal.
Te gusta? Comparte esta noticia:
-
Corrían los últimos días de diciembre y Fernando Riccomi, CEO de Ceibos, la franquicia argentina de la Superliga Americana de Rugby (SLAR), se esperanzaba con el cambio de calendario que preveía el regreso de la actividad. Sin embargo, pasaron las primeras jornadas
de enero y eso parece que será un mero recuerdo: la Unión Argentina de Rugby (UAR) dará de baja a este equipo para ocupar ese lugar con una versión de Jaguares, el equipo que militaba en el prestigioso Súper Rugby y que quedó sin competencia a causa de la pandemia de Covid-19.
"Lo más importante es que volverá al rugby. Todo se está armando y las novedades son muy nuevas. No hay nada concreto sino las versiones más probables. Se está trabajando en disputar la SLAR en dos sedes que serían Santiago de Chile y Montevideo, Uruguay. Será en
formato de secuencias de burbuja apuntando a un modelo parecido al Cuatro Naciones Sudamericano. Seis semanas en Chile y diez o 15 días máximo en Uruguay jugando partidos cada cuatro días. La diferencia de este año es que se agregaría Colombia".
En las declaraciones vertidas al sitio Córdoba XV, Riccomi parecía tener todo claro. Evidentemente no contaba con la decisión de la UAR, que ya está tomada aunque no sea oficial. 
El empresario nacido en Rosario era quien gestionaba a la franquicia en lo económico a partir del acuerdo al que había llegado con la Unión Argentina, y que se había firmado hasta 2026, para que Ceibos jugara en este certamen regional, que cuenta con participación de equipos de Uruguay, Brasil, Chile, Colombia y Paraguay. 
La primera edición de la Superliga, que contaba con seis equipos (uno por país) se vio detenida por el brote mundial de Covid-19 luego de que se disputaran tan sólo dos fechas. Ceibos hacía las veces de local en las instalaciones del club cordobés Tala.
Ahora, todo indica que el equipo será reemplazado por Jaguares, que agregaría el XV a su nombre ya que, claro, no será el mismo conjunto que disputó el Súper Rugby.
Incluso Riccomi, a sabiendas de que Jaguares no iba a tener actividad en el corto plazo, se ilusionaba con la posibilidad de sumar algún jugador del equipo a su franquicia regional. Aunque unos cuantos de ellos -pero no todos- pudieron encontrar clubes en Europa
después de haber sido liberados de sus compromisos con la inactiva franquicia argentina, que quedó al margen de los certámenes que rearmaron los participantes neozelandeses y australianos del Súper Rugby (su propio torneo con el mismo nombre) y del que pasaron a jugar algunos sudafricanos (la Rainbow Cup).
Algunos jugadores de Ceibos ya firmaron con otros equipos de la Superliga Americana, como Gonzalo García y Facundo Ferrario, que se sumarán a Cafeteros Pro de Colombia.
En el caso del equipo Olimpia Lions de Paraguay, por su parte, tenía charlas avanzadas con Lucas Santa Cruz, Ignacio Inchauspe, Carlos Repetto y el chaqueño Lucas Favre.
Según el diario La Nación, Felipe Ezcurra, Francisco Gorrisen, Rodrigo Fernández Criado, Tomás Albornoz y Sebastián Cancelliere son algunos de los Jaguares que permanecerían en este nuevo equipo, lo cual sorprende más que nada porque, si bien parece la única posibilidad de competencia que tendrá la UAR, se trata de un torneo de un nivel muchísimo más bajo ante países que están muy por debajo del rugby argentino. 
Por supuesto, deportivamente convendría que los jugadores encuentren algún club de jerarquía en otro país, pero la Unión Argentina también necesita sostener a sus sponsors y recuperar una facturación que se vio golpeadísima a causa de la pandemia, y que no será fácil de recuperar sin la posibilidad de medirse con los mejores del hemisferio Sur. 
Todo esto sin contar la mayor de las dificultades: las legales, que podría enfrentar la conducción del rugby argentino si Riccomi decidiera hacer valer el contrato que la UAR había sellado por cinco años más.
«Si se puede llegar a un arreglo, se llegará», le dijo el CEO de Ceibos, dejando claro que no tiene intenciones, en principio, de entablar una guerra con la Unión. Pero el conflicto recién
empieza...
Te gusta? Comparte esta noticia: